Foro Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
La liposucción láser es una técnica más
avanzada que la liposucción convencional.
La técnica de Laserlipólisis se asocia
con mayor satisfacción del paciente.
El tiempo de recuperación de la
liposucción láser es más corto.
Los mejores resultados se consiguen en glúteos, muslos, rodillas,
gemelos, mamas, papada, región abdominal y costados.
En IML, se utiliza el Lipoláser para
remodelar la silueta de forma localizada.
  

Características del tejido adiposo

La grasa es un componente del cuerpo humano que se acumula en forma de tejido graso o adiposo. En la actualidad se reconoce que el tejido adiposo (TA), además de ser la reserva de lípidos, es un órgano endocrino que produce una variedad de hormonas y citoquinas que regulan el metabolismo e influyen en la composición corporal1. Recientemente, el TA está surgiendo como fuente importante de células madre adultas2.

Grasa y Tejido Adiposo son distintos términos y la distinción semántica es importante cuando se determina la masa corporal o se estudian las características metabólicas. Aunque muchas veces puedan considerarse como términos sinónimos, es importante recordar que, con la edad, el contenido de grasa del TA puede variar. Por ejemplo, el contenido de grasa del TA es del 66% en los recién nacidos y aumenta gradualmente hasta la edad adulta, siendo del 80% a partir de los 13 años de edad3.

Solicitar consulta gratuita »

El TA se extiende desde la piel a la superficie corporal en todas las zonas de nuestra anatomía.

Estructura del tejido graso o tejido adiposo

Estructura del tejido graso 

Otro factor a considerar es que la masa de TA es el elemento más variable de la composición corporal. Así, la variabilidad entre individuos puede oscilar desde alrededor del 6% hasta más del 60% del peso corporal total. La variabilidad en el mismo individuo, puede ser también considerable a lo largo del tiempo si pasa por fases sucesivas de obesidad y delgadez. Las mayores diferencias se observan en el grado de acumulación de la grasa de reserva, sobre todo de la grasa profunda.

El ser humano presenta varios tipos de TA según la función que realice: el TA o grasa parda, marrón o multilocular y la grasa blanca, amarilla o unilocular, ambos con capacidad para almacenar grandes cantidades de lípidos, pero con diferentes papeles en el metabolismo energético.

Clasificación del Tejido Adiposo:

Clasificación de Shen y cols.

Hoy la clasificación más aceptada es la Shen y cols.:

  1. Tejido adiposo total: La suma de tejido adiposo generalmente excluyendo la médula ósea y el tejido adiposo de la cabeza, las manos y los pies.
  2. Tejido adiposo subcutáneo: La capa que se encuentra entre la dermis y la aponeurosis y fascia de los músculos. Incluye el tejido adiposo mamario.
    1. Tejido adiposo subcutáneo superficial: La capa que se encuentra entre la piel y un plano de fascia en la parte inferior del tronco y la región de la cadera y glúteos.
    2. Tejido adiposo subcutáneo profundo: la capa que se encuentra entre la fascia muscular y un plano fascial en la parte inferior del tronco y la región de la cadera y glúteos.
  3. Tejido adiposo interno: Tejido adiposo total menos tejido adiposo subcutáneo.
    1. Tejido adiposo visceral: Tejido adiposo dentro el tórax, abdomen y pelvis.
      1. Tejido adiposo intratorácico:
        1. Intraperocárdico.
        2. Extrapericárdico.
      2. Tejido adiposo intrabdominopélvico:
        1. Intraperitoneal: omental y mesentérico.
        2. Extraperitoneal.
        3. Intrabdominal: preperitoneal y retroperitoneal.
        4. Intrapélvico: parametrial, retropúbico, paravesical, retrouterino, pararrectal, retrorrectal.
    2. Tejido adiposo interno no visceral: tejido adiposo interno menos el tejido adiposo visceral.
      1. Tejido adiposo intermuscular: tejido adiposo entre los músculos.
      2. Tejido adiposo paraóseo: tejido adiposo en la interface entre músculo y hueso (por ejemplo, paravertebral).
      3. Otros tejidos adiposos no viscerales: Tejido adiposo de la órbida, tejido adiposo aberrante asociado a condiciones patológicas (por ejemplo, lipomas).

Tejido Adiposo Pardo: grasa parda, marrón o multilocular

El TA marrón, también llamado grasa parda, porque su color varía del dorado al marrón rojizo, se caracteriza por presentar adipocitos o células grasas con un gran núcleo central, amplio citoplasma y mitocondrias muy numerosas, redondeadas con crestas muy juntas y bien desarrolladas. Estas mitocondrias contienen citocromos que les confieren ese color oscuro característico. La diferencia fundamental con el TA blanco se basa en sus características bioquímicas, puesto que el TA pardo presenta una proteína desacoplada propia que falta en la grasa blanca.

Función de la grasa parda

La función principal de la grasa parda es producir calor, bien para la termorregulación o en relación con la regulación del balance de energía, produciéndose grandes cambios en animales como respuesta al frío. Los ácidos grasos almacenados en la grasa parda se usan directamente por el tejido en el que están almacenados, aunque también pueden ser movilizados y utilizados en situaciones críticas por otros tejidos.

Actualmente se acepta que la presencia de TA pardo en adultos jóvenes es alta, pero su actividad es reducida porque se relaciona inversamente con el BMI y el porcentaje de grasa corporal, especialmente en las personas mayores. El TA pardo puede ser metabólicamente importante en humanos, y el hecho de que esté reducido, aunque todavía presente en la mayoría de las personas con sobrepeso u obesas, puede ser fundamental en el estudio para el tratamiento de la obesidad.

Tejido Adiposo Blanco: grasa blanca, amarilla o unilocular

En este tejido, el color depende en parte de la dieta: el color amarillo se debe a los carotenos, entre otras sustancias. Histológicamente, los adipocitos aparecen con una gran vacuola o espacio vacío en posición central que corresponde a una única y gran gota de ácidos grasos que hace que el citoplasma quede reducido a una fina película en la parte periférica, con un núcleo de menor tamaño, el número de mitocondrias es reducido y con escasas crestas. El tamaño de los adipocitos puede ser muy grande, con diámetros superiores a las 100 micras. El TA blanco posee una escasa vascularización e inervación.

Estructura del adipocito

Estructura del tejido adiposo blanco

Funciones de la grasa blanca

Las funciones de la grasa blanca pueden resumirse en cuatro principales:

  • Sintetizar lípidos a partir de excedentes de hidratos de carbono o proteínas.
  • Responder a estímulos hormonales y nerviosos.
  • Secretar sus propias hormonas (leptina, TNF-alfa, adiponectina, etc.).
  • Y, la más clásica de todas, actuar como reservorio de energía, formando, almacenando y descomponiendo ácidos grasos en equilibrio con la concentración correspondiente en el torrente sanguíneo, aunque recientemente el TA está surgiendo como fuente importantísima de células madre adultas.

La obesidad

En el ayuno prolongado, los adipocitos liberan gradualmente los lípidos almacenados y la vacuola central disminuye de tamaño, siendo reemplazada por numerosas gotas de lípidos más pequeñas.

El número de células de grasa se puede determinar de forma aproximada cuando tenemos una medida de la grasa corporal total y una estimación del tamaño celular medio. La grasa corporal total en un individuo normo-peso es del orden de 10 a 20 kg. El número de adipocitos en individuos obesos es mayor, y aumenta más rápidamente en la infancia y adolescencia.

Histología de la obesidad

Histología de la obesidad

Características histológicas de la obesidad

Desde el punto de vista de las características histológicas del TA, la obesidad se define en función del tamaño y número de adipocitos. Así, se considera obesidad hiperplásica o hipercelular, aquella con número de adipocitos > 5 x 1.010 y generalmente se presenta en la infancia. En la edad adulta esta hiperplasia celular se produce normalmente en aquellos individuos con más del 75% de su peso deseable (BMI > 35 kg/m2) y se asocia en general con la obesidad ginoide. Cuando la obesidad se implanta en la edad adulta o durante el embarazo, se le llama obesidad hipertrófica e implica un aumento del tamaño de las células de grasa.

Grasa superficial y grasa profunda

En el abdomen como ejemplo más claro, la grasa subcutánea puede subdividirse en dos compartimentos distintos:

  1. Tejido adiposo subcutáneo superficial (TASS), que es una capa superficial de TA distribuida bajo la piel abdominal, presenta un grosor relativamente constante en toda la región, dentro de la variación entre los distintos individuos. Esta grasa es compacta y uniforme y está soportada por septos próximos que conectan la dermis con la fascia subcutánea circunferencial.
  2. Tejido adiposo subcutáneo profundo (TAS), otro compartimento tisular adiposo más profundo, localizado bajo la capa superficial anterior, separado por una fascia subcutánea circunferencial que se fusiona con la pared muscular en regiones anatómicas determinadas, como la línea alba en la parte anterior o las apófisis espinosas de manera posterior. Esta capa grasa subcutánea profunda es la más susceptible de aumentar en grosor en casos de obesidad, principalmente en las regiones peri-umbilical, para-lumbar, glútea y caderas, quedando más delgada lateralmente al ombligo, en los costados. La grasa de este compartimento tiene una estructura de septos mucho más escasos y desordenados, que conectan la fascia subcutánea con la que cubre la musculatura de la pared abdominal de forma incompleta.

La grasa profunda y la grasa superficial

Grasa profunda y grasa superficial

La imagen de RMN muestra la diferenciación entre grasa profunda y superficial.

Tanto la TC como la RM son herramientas que proporcionan una evaluación de los componentes del nivel tejido-órgano, fundamental para comprender las diferencias sexuales y étnicas en la distribución del TA, incluso antes del nacimiento, pues la RM es el único método aplicable que no perjudica ni a la madre ni al feto.